Skip to content

El rincón mágico de la Ciudad de México

Aquellos que no creen en la magia jamás la encontrarán.
– Roald Dahl

Un peatón que pasea sobre la histórica avenida Bucareli de la Ciudad de México se podrá topar con un sinfín de locales comerciales — una tienda de bicicletas, talleres automotrices, un pequeño restaurante que honra a su predecesor manteniendo el nombre de Farmacia Internacional — pero quizá el más curioso es un pequeño puesto frente a la Torre del Reloj. Entre el conjunto de señales neones que decora la fachada, una leyenda sobresale: QUIERES SER MAGO PROFESIONAL, PASE USTED.

Se trata de la primera y tienda de magia en México, un local comercial que abrió Óscar Vivanco, mejor conocido como el Mago Chams, hace más de sesenta años. 

Vivanco — quien lamentablemente falleció en el 2016 — se enamoró de la magia en su juventud, cuando uno de sus amigos comenzó a enseñarle trucos básicos. Pronto el aprendiz superó al maestro, y el Mago Chams decidió dedicarse de tiempo completo a su nuevo oficio, apareciendo en programas televisivos y abriendo la pequeña tienda de la que ahora se encarga su viuda, la Maga Iris. 

“En estos banquitos,” contó la maga a Metropolificción en una entrevista, “se han sentado personas muy famosas, y gente que nunca antes había tomado una baraja.” La tienda del Mago Chams es un lugar que recibe con brazos abiertos a quien sea que aprecie el arte de la magia. Dentro de este pequeño rincón se encuentran productos tanto para expertos como aprendices: cartas, monedas, palomas, sombreros y más. Solo tienes que comprar lo que más llame tu atención para que quien te atienda te revele el secreto de cómo utilizarlo. 

Con el paso del tiempo, las grandes ciudades se vuelven cada vez más homogéneas entre sí, en parte debido a la rampante expansión global de las mega-empresas que amenaza al comercio local. Quizá por esto es tan peculiar y encantador el pequeño rincón del Mago Chams; es un espacio tan lleno de historia como de magia. Establecido ya firmemente en el paisaje urbano de la avenida, el local es uno de los más excéntricos y especiales que ofrece la ciudad. Como dijo Roald Dahl, “los mejores secretos siempre se encuentran escondidos en los lugares menos esperados.”