El ahorro energético pasivo en las edificaciones se ha convertido en parte fundamental del diseño arquitectónico sustentable. Permite ahorrar recursos,  reducir el impacto al medio ambiente y crear espacios que aprovechen al máximo las condiciones que los rodean.

La calidad del ambiente interior es el principal objetivo de los sistemas energéticos pasivos, y se construye tomando en cuenta los elementos que influyen en el comportamiento térmico de las edificaciones.

Orientación y Microclima

Se entiende como el contexto en donde se emplaza la obra, y se compone de elementos como orientación solar, altitud, topografía del terreno, humedad, sombras, etc. El objetivo es aprovechar al máximo los factores externos a la obra.

Conservación de la energía

Para aprovechar al máximo los recursos y la captación de energía, los sistemas energéticos pasivos se valen de instrumentos como:

  • Aislamientos térmicos
  • Ventilación controlada
  • Vidrios aislantes y reflectantes
  • Materiales herméticos; entre otros.

Sistemas energéticos de alta eficacia

Para evitar que los sistemas energéticos, así como los sistemas de generación, distribución y consumo de los mismos contrarresten los esfuerzos de los sistemas pasivos, es esencial contar con elementos como luminarias de bajo consumo, electrodomésticos de inducción y de alto aislamiento, sistemas de regulación de temperatura, sistemas de alumbrado artificial automáticos, etc.


Leave a Reply